viernes, 16 de mayo de 2008

Mirándole a los ojos le confesó:

"No sabes todo lo que daría por que darte un beso no supusiera una infidelidad"

2 comentarios:

odraz dijo...

Pero... ¿la mera intención no supone ya una infidelidad?

Regina dijo...

Me encanta.
Tiene razón odraz. pero también es verdad que podemos controlar nuestros actos, aunque no siempre nuestros pensamientos.

Un saludo