sábado, 12 de noviembre de 2005

A través de la ventana

Llueve en Bilbao. La oscuridad acecha y apenas me deja ver caer las gotas sobre las hojas de los árboles.

Sentado aquí, veo a los gatos callejeros vagabundear por las calles, hijos tal vez de aquellos a los que perseguí durante mi infancia 20 años atrás. Veo a mis vecinos caminar y me doy cuenta de que para mí cada vez son más desconocidos, pero lo que más me llama la atención es ver como alguien ha decidido talar el árbol que quedaba a la derecha.

Es curioso, pienso, cuando alguien destaca por encima del resto ya llegará alguien, quien molesto se encargará de arrancarlo de raíz.

2 comentarios:

Ume dijo...

Es curioso, pq entonces, como pasamos por la vida? sin destacar?... Un besote.

itsasbeltza dijo...

Ume, en esta vida todos somos necesarios...