miércoles, 13 de abril de 2005

Asturies...

Nada como un fin de semana paseando por los acantilados próximos a Llanes para dejarse contagiar de la bravura del Cantábrico. Mi Cantábrico. Mar del que siempre he dicho que tengo mucho que aprender.
Y si encima es en grata compañía. Y si encima se conocen nuevas personas. Y si encima se va bien aprovisionado de botellas de Rioja...
De primera, oye!!!

3 comentarios:

Txabi dijo...

Nenín!!! Puxa Asturies!. Dos veces la he visitado y las dos he caído prendado de su belleza, y el Occidente más que el Oriente... ¿No te irías sin catar la sidriña, eh?. A mí se me hacía estrecho el puente de Ribadesella. Un beso, ¡boicoteador!

Umekita dijo...

Si tienes todo eso... el fin de semana es perfecto!!! Besos.

itsasbeltza dijo...

Ay!, El occidente..., yo también quiero ir. Pero, nada, mira que no consigo pasar de Ribadesella!!
Pero eso sí, siempre haciendo enemigos, que cada vez que me acerco se terminan las existencias de sidra.

Fue bonito, sí. Quiero volver!!!!!!!!!!!