viernes, 11 de abril de 2008

Se pasaron horas y horas (y más horas) rebañándose los sesos hasta encontrar unos nombres que no admitieran diminutivos para llamar a sus hijos.

No entiendo por qué...

Cada vez que hablo con ellos no tardo ni medio segundo en preguntar por Davicín o por Oscarín...

1 comentario:

Txabi dijo...

Muy fácil, es raro, pero serviría:

"Osinvo"...