jueves, 15 de febrero de 2007

El mismo día de la fiesta de confraternización navideña entró a trabajar en la empresa un pipiolo jovencito, moreno y algo cachas que unido al alcohol que corría esa fecha provocó un revuelo generalizado entre toda la población femenina, y en torno al 5% de la masculina (que éste es un blog políticamente correcto).

¡Pues bien!, nos abandona... con lo que en breve volveré a ser el tío más buenorro de toda la company.

...y sí! efectivamente ha parecido ser un accidente...

2 comentarios:

Ume dijo...

Dudo que fueras el segundo...

itsasbeltza dijo...

¿Dudas de mí, Ume?

Lamento comunicarte, que en este caso tus dudas son la antesala del error :P