viernes, 12 de enero de 2007

Todo en un perfecto orden, a la izquierda los libros de ella a la derecha los de él.

Me pregunto el tiempo que tardarán en mezclarse.

5 comentarios:

Raddy dijo...

¿Y cual es el problema? Si los libros son para leer... así me lo aprendí yo...

primaveritis dijo...

Si son listos, no se mezclarán.

Ishtar dijo...

Una vez que tienen los libros los dos, qué más da que se mezclen! Ahí está lo bueno...

Blackberry dijo...

No deberían mezclarse, si luego uno de los dos se va, es más fácil empaquetarlos...

Pero claro, cuando uno está enamorado no piensa en eso (no digamos ya si adquieren libros -o "X" - en común) y se mezcla todo, y tan felices.

itsasbeltza dijo...

Gracias chicos por llevarme la contraria. :)

En mi caso chocan dos defectos. Por un lado mi tendencia al individualismo y a marcar territorio y por otro lado mi afán por rechazar el orden establecido.
No me gusta hablar de "mi balda" o de "tu cajón", pero sin embargo los tentáculos de mis pertenencias acaban por apropiarse de los espacios comunes.

Contradictorio que nací...