lunes, 20 de noviembre de 2006

Soy humano. Así que cuando en el trabajo me han dado un móvil de soporte no he podido evitar realizar diferentes acciones:

- Mirar los juegos que vienen con el móvil. Intentar batir el record en todos ellos. Tarea imposible.
- Cambiar la configuración básica. Un tono de llamada hortera (ver post anterior) y un fondo rosita con corazoncitos no le viene nada mal. Ante todo hay que saber cuidar la estética.
- Un móvil sin un mensaje de bienvenida queda muy aburrido. Nada como un "¿Qué pasa coleguí?". La educación ante todo...
- Cotillear las últimas llamadas entrantes y salientes.
- Fisgonear la libreta de direcciones. Ver que algún jefazo está por ahí incluido. Añadir dos nuevos contactos: "Epi y Blas" y "Super Coco".
- No borrar las llamadas recibidas durante el fin de semana de mis dos contactos. Son valiosas pruebas de lo imprescindible que le soy al socio capitalista que me paga.
- Dejar una alarma de recuerdo para quien tenga el móvil por esas fechas no falte a la cita del desfile del orgullo gay del 2007. Eso sí, soy buena persona y dado que la alarma saltará en sábado, lo hará a una hora en la que toda persona decente (con la excepción de Itsas) debiera estar levantado: las nueve de la mañana.

2 comentarios:

Ume dijo...

En resumen, eres un auténtico cotilla...

itsasbeltza dijo...

Bueno..., yo he preferido catalogarme de "humano"