miércoles, 15 de marzo de 2006

<<... Hay algunos personajes que no conocéis. Sólo os presento a Elena. Elena era una chica de mi clase de párvulos a octavo. Las dos sacábamos buenas notas y solíamos hacer los trabajos juntas, pero a mí había cosillas que me molestaban. Nunca fue mi amiga, digamos que teníamos una relación profesional. Era muy competitiva en los estudios. Siempre me estaba preguntándo ¿y tú qué has sacado? hubo una época en que me molestaba un montón cuando tenía 12 o 13 años, porque siempre se estaba autocomparando conmigo y quería contratar los deberes y a mí todo eso me molestaba. Una vez hicimos una redacción en clase sobre la primavera (teníamos 8 años), cuando acabamos Elena me leyó la suya y me pidió que le leyese la mía. En mi redacción se encontró con la palabra trino, me preguntó que qué era y después cambió sus cantos de pájaros por los trinos y fue corriendo a entregarle su redacción al profesor, que mira por donde fue a resaltar la palabrita de las pelotas (los trinos), en alto a toda la clase por lo bien que lo había hecho Elena. Yo, revisando mi redacción a ver si tenía faltas y terminando de colocar las comas, pensé que el profe pensaría que me había copiado, así que borré mis trinos y dejé el canto de los pájaros. De esto tan tonto me acuerdo todavía y fue ridículo.
Elena terminó arquitectura y se sacó una oposición. Ahora lleva viviendo en Bruselas unos años. Durante la carrera mi madre me comparaba con ella (por buena hija que no sale hasta las mil y no le da disgustos a sus padres) y mucha gracia no me hacía. Elena y su familia son muy creyentes y mi madre me comparaba con ella, porque seguía yendo a misa y tenía todo el aspecto de chica "buena" y yo no hacía nada más que darle "disgustos"...>>

Gracias, Marta, por la anécdota.

1 comentario:

Txabi dijo...

Jo, l@s trepas es que vienen ya desde pequeñ@s, y claro, con esa formación, no se puede con ell@s.

Me pregunto si será feliz...

Creo que a Marta le vendría que ni pintada una camiseta que pusiera: "Las chicas buenas...". A sí que ya sabes Itsas...

Un beso para cada un@!