jueves, 9 de febrero de 2006

A Miguel Angel, cada cierto tiempo le llega una época ñoña en la que se dedica a repartir "te quieros" a discreción. Según cuenta, no quiere que llegue el día de su "despedida" sin habernos dicho todas esas cosas que acaban haciéndose en el último momento. ¿Para qué esperar?.

Itsasbeltza, aun sabiendo que tiene toda la razón del mundo, no sigue sus sabios consejos. Sin embargo todo tiene su excepción. La habitual depresión de febrero le vuelve más sensiblero de lo habitual (que es mucho, a pesar de su aparente fachada de tío duro).

¡Os quiero!

7 comentarios:

Alholva dijo...

¿Cuánto?

itsasbeltza dijo...

Un poquito. No sea que os lo creáis demasiado, jeje...

Alholva dijo...

Perfecto, si hubieras dicho mucho sonaría falso.

Un beso pequeñito, por si acaso...

Txabi dijo...

Uumm, decir que el cariño es correspondido significa que tengo mucho "amor propio"?. ¿O mucha autoestima?

Después de tanto tiempo... no te voy a engañar ahora.

Musu bat!

Susie dijo...

A que eso no me lo dices a la cara....

odraz dijo...

Vale... nosotros también, pero ni se te ocurra despedirte!!!

Ume dijo...

Reconozco la razón que tiene... Yo también te quiero...