viernes, 11 de febrero de 2005

...y comunicación.

Estos son los cigarros que más añoro:
- Viernes a la mañana, café y "tentaciones" antes de ponerme a currar.
- Domingo mañana, café o cerveza (depende la hora del "madrugón") mientras leo "El País".
- Sabado noche. Intento desesperado de arreglar el mundo al calor de unos cubatas.
- Noches de días laborables. Sentado en el sillón de casa leo mails atrasados que me he imprimido en el trabajo.

Curioso, pensaba que los que más echaba en falta era cuando había alcohol o café por medio. Hoy me he dado cuenta de que lo que siempre está presente de una u otra forma es la "comunicación".

2 comentarios:

raddy dijo...

A mi me pasaba igual fumaba en el momento de relacionarme con el personal...

Por cierto ya te he leido al completo pasaré por aqui más a menudo...

itsasbeltza dijo...

Bueno, he de reconocer que el menda fumaba a todas horas... Pero ahora sólo añoro unos pocos. Normalmente el tabaco (como el alcohol o el café) se usa como un instrumento más en nuestras relaciones sociales. Sin embargo ahora también añoro otros cigarros mientras leo un libro o el periódico. Estos son los que me gustaría "quedarme" sino fuera por los peligros que lleva fumar.

Pero hay otros cigarros (mientras espero a alguien, al salir del metro, etc...) que he descubierto que son como de relleno, pero por desgracia son la mayoría.

Mi problema... que o me quedo con todos o me quedo con ninguno.