miércoles, 25 de marzo de 2009

Nouadhibou, Mauritania.

Un claro ejemplo de las contradicciones inherentes al ser humano



En la parte superior, en el puerto, centenares de cayucos, muchos de los cuales serán empleados para trasladar seres humanos a zonas más prósperas del planeta.



Fuera del puerto, decenas de barcos yacen a la deriva. Compañías navieras de occidente mandan a sus barcos a morir a esta desértica zona para ahorrar costes. Muchos de ellos quedan embarrancados en la costa (ver zona inferior) dando lugar a un paisaje fantasmagórico.

1 comentario:

odraz dijo...

¿Y todavía hay quién se atreve a decir que los humanos somos seres "racionales"?