viernes, 8 de febrero de 2008

Unos días después de nuestra última bronca (y posterior reconciliación) andaba ella rebuscando algo por su cartera cuando me percaté de un cartoncito blanco junto a su D.N.I. Extrañado, le pregunté por qué había tapado su foto con él. ¿Coquetería por no gustarse...?

- Ahh... perdona...!!!! Es que todavía estabas castigado!!!. Me contestó mientras daba la vuelta a una foto mía.

4 comentarios:

odraz dijo...

mmmm... Así de mal te habrás portado para que te pongan de cara a la pared...

africaman dijo...

Me reconozco en esos castigos que sirven, mas que para castigar al otro, para desahogar nuestro sentir.

Anónimo dijo...

Si te puso "mirando" a su foto, lo mismo no era "tanto "castigo", ¿no crees?.

Mi duda surge al pensar en cómo fue la 2reconciliación"... ;-)

Datos, datos, datos...

Txabi

Ume dijo...

Coquetería por no gustarse??!! Vaya que inocente eres...