lunes, 27 de noviembre de 2006

Hoy he hecho llorar a una madre. No puedo sentirme orgulloso.

2 comentarios:

odraz dijo...

Hay ocasiones en las que herimos a los que más nos quieren y es por eso que nos sentimos tan culpables. Lo positivo... pues que el corazón de una madre es tan grande que no cabe el rencor en él.
Un beso.

itsasbeltza dijo...

¡Qué gran verdad!

DOS besos.