viernes, 20 de octubre de 2006

He ido a hacer el reconocimiento médico anual, tras ello me he reincorporado a mi trabajo, no sin antes pasar por el despacho de mi jefe para enseñarle las pruebas: el algodón y el esparadrapo en el lugar donde me han extraído la sangre demuestran claramente que me estoy desangrando y a pesar de haber velado por los intereses de la empresa y haber luchado enconadamente porque me pincharan en el brazo derecho (recordar que soy zurdo) y que en esas condiciones no puedo ni debo trabajar, mi jefe me ha obligado a retornar a mis habituales quehaceres. Queda demostrado: en esta empresa no hay ningún tipo de humanidad. Pero he decidido vengarme, el año que viene me fumaré unos petardos antes de la revisión médica y cambiaré mi bote de orina por el de mi jefe...

1 comentario:

Ume dijo...

Te recuerdo que no dejará de ser el jefe pq las pruebas no salgan en condiciones...