miércoles, 7 de junio de 2006

Una pandilla de pijitos llevaba cinco minutos mirándonos fijamente mientras apurábamos la cerveza en la terraza de un bar. No nos quitaban la vista y eso empezaba a incomodar bastante. De todas las mesas éramos los que aparéntemente íbamos a finalizar antes.

Echamos una ojeada al reloj y nos miramos. Era tarde. Ella sacó la cartera y llamó a la camarera, que se acercó rápidamente. Mientras tanto, de los labios de uno de ellos, el más repeinado, salió un "ya se van...", entonces tomaron sus copas de la barra y empezaron a moverse hacia nuestra mesa.

La camarera llegó.

- ¡Por favor!, ¿nos pones dos cañas más?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

YO TAMBIEN PIDEME UNA COCA COLA LAIT POR FAVOR, .
NO SABES LO QUE ME HE REIDO TIO, DESDE LUEGO A MI TAMBIEN ME PONE MUY NERVIOSO ESTAS COSAS,,, POR ESO O SALGO PRONTO, O COMO NO VEO NADA LA VERDAD PASO HORAS Y DISFRUTO DE MI SILLA, JAJAJAJAAJAJ
TU NO MIRES iTSAS SE FELIZ Y TIRAROS TODO EL TIEMPO QUE OS APETEZCA..

ESPERO QUE ESTE MIERCOLES SEA BONITO,, COMO CADA DIA,

ABRAZOS CAMPEON.

PEPE

Txabi dijo...

Me entra la duda si lo hizo por estar más rato contigo, o por joder a los pijitos...

¿En qué quedó?

Musu bat!

Umekita dijo...

Je... lástima foto de la cara que se les debió quedar... Un besote.