viernes, 16 de junio de 2006

Llevo una semana obsesionado con el tema del doppelgänger (o doble que se supone que debe existir en cualquier otra parte del mundo), no tanto me preocupa la accepción clásica de un doble fantasmagórico o diabólico sino alguien con una forma de pensar y razonar muy parecida a la mía.

Debo decir que finalmente he tenido que descartar la existencia de esta imagen en una cultura u entorno lejano. Creo que mis raíces han hecho demasiada mella en mí y que estoy demasiado condicionado por mis circunstancias, así que mi doble, de existir, no debería encontrarse muy lejos.

Así que habida cuenta de mis peculiaridades, que me hacen único y especial (algo que vosotros, mis pequeños lectores, ya deberíais conocer de sobra), la probabilidad de encontrar alguien lo suficientemente parecido a mí ronda el 0%, por lo que he tenido que descartar esa idea de mi mente.

Descartada esa idea, ronda una nueva... ¿y si yo fuera el espectro diabólico de otra persona?.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

HOLA,muy buenos dias Itsas¡¡¡¡

tu eres unico tio, como yo tambien lo soy, puede que fisicamente tengan algun rasgo de nosotros que nos pudieran confundir, pero jamas nadie va a ser como tu, ni como yo, somos unicos e irrepetibles, aunque tengamos defectos y mala leche, y cometamos muchos errores, siempre Itsas eres tu.
yo no te conozco, pero bueno, creo que eres muy metodico y otras veces pasota,y sacas tu ingenio,ese coctel sienta bien,
te deseo muy buen finde,
me voy a barcelona nene, estoy en una fase de mi vida dura otra vez, creo que me van a quitar una parte de mi ser, aunque mi corazon siempre lucirá¡¡
dame fuerzas tio,
hasta pronto,,,,,,

abrazos

pepe

Alholva dijo...

¿Crees que Buenos Aires está lejos de aquí? Lo digo porque tengo un amigo en Madrid que encontró a su doble allí, y no me refiero a cuestiones fisicas: vidas paralelas, las mismas circunstancias que les marcaron, los mismos intereses, muchas cosas que les hacen ser identicos.