viernes, 24 de febrero de 2006

En Madrid ha saltado una gran polémica por la colocación de parquímetros en determinados barrios periféricos. En opinión de las asociaciones de vecinos, el número de plazas de aparcamiento para residentes resulta insuficiente y consideran que la normativa se rige exclusivamente por afanes recaudatorios.

El que aquí escribe, se solidariza con los vecinos y plantea una medida novedosa que debería satisfacerles: "Pintar todo Madrid de verde (zonas reservadas a residentes) y además, gratuita"

De esta forma, los residentes no tendrían problemas de aparcamiento en su zona y cuando quisieran trasladarse a otra zona deberían a usar el transporte público.

O sus dos patitas, que para eso las tienen...

1 comentario:

Alholva dijo...

Ya conoces la consigna: Parquímetro instalado, parquímetro talado… pero a 7.000,00 € c/u… es para pensárselo.

Un beso.