viernes, 14 de octubre de 2005

Afortunado en amores.

Anoche no tenía ganas de dormir. No se trataba de que mi temperamento nervioso me mantuviese en vela, sino que simplemente me apetecía demorar el momento de dejarme atrapar en los brazos de Morfeo.

Y hay que ver las cosas que se le ocurren a uno a esas horas!!. Andaba leyendo algo sobre amores no correspondidos cuando me puse a pensar en mi experiencia personal. Y he aquí cuando descubro que no tengo el más mínimo derecho de queja, porque siempre que he querido me han querido y viceversa.

Eso sí, para llegar a tamaña afirmación hay que juzgar a los demás con el idéntico rasero al de uno mismo, y si tenemos en cuenta que para sentirme querido, necesito que así me lo hayan dicho, llego a la conclusión de que siempre que "he amado" he sido correspondido.

En fin, afortunado que es uno.

Así que nada, hoy no juego a la primitiva. Que el refrán dice que no me va a tocar.

1 comentario:

raddy dijo...

Pues si que eres afortunado...