martes, 21 de junio de 2005

Autoconfianza

Uno de los rasgos que (creo) se valoran más en los individuos de hoy en día es la confianza en uno mismo. Pero hoy me levanté con ganas de llevar la contraria, y nada mejor que recurrir a un caso real...

Estaba haciendo un examen tipo test, delante tenía una de las mejores estudiantes de clase, por aquel entonces tenía una vista de lince y durante un intervalo de tiempo tuve una hoja de su examen dentro de mi alcance visual, así que ni corto ni perezoso le copie las dos preguntas de las que andaba dudoso.

Y dado que las oportunidades no están para desaprovecharse, decidí verificar las preguntas que había sido capaz de responder por mis propios medios, sorprendiéndome de la cantidad de diferencias que había entre su examen y el mío.

Pues bien, pese a todo, decidí no cambiar ninguna respuesta más, porque tras volverlas a mirar me reafirmaba en mis contestaciones.

Ella también tenía derecho a tener un mal día... Y el profesor a calificarnos con un 7,5 a ella y con un 2,5 a mí...

¡Vale!, sé que el ejemplo tal vez no sea el mejor. Pero la idea que quería expresar es que un exceso de autoconfianza provoca no plantearse muchas cosas, e incluso a no tener en cuenta las opiniones ajenas.

4 comentarios:

Raddy dijo...

Juuer que suerte yo ni aunque viera, sería capaz... y encima me pillarían...

alduntza dijo...

Hubiera bastado con sumar las notas y dividir a parts iguales... Un beso.

itsasbeltza dijo...

Raddy, nada de suerte... las dos preguntas que copié sólo valieron para pasar del 2,3 al 2,5.

Txabi, no creo que hubiera colado. Aunque yo lo hubiera firmado... jeje

Ume dijo...

Eso significa que tienes tus propias ideas... no debe ser malo del todo (excepto en un examen)... jejeje...