miércoles, 25 de mayo de 2005

Chueca

La primera semana que pasé en Madrid, estuve alojado muy cerca del barrio de Chueca. De hecho creo recordar que mi primera cervecita en la Villa y Corte la tomé junto a Cristina en un café situado en un extremo escondido de la plaza. Desde aquellos días me sentí atraído por esas calles que luego he paseado en innumerables ocasiones y en las que tanto me gusta perderme los días que una tormenta se abate sobre mi mente.

Sin embargo he de reconocer que mis paseos de hoy en día no tienen el mismo encanto de los primeros, aderezados con el atractivo de encontrar nuevos lugares, ni de los que vinieron tiempo más tarde cuando ya me conocía todos sus rincones.

Todo cambió el día que hablando con Míguel Angel, le comenté que lo que más me gustaba del barrio era que podías pasear tranquilamente sabiendo que nadie te iba a juzgar por tu aspecto o por tu forma de comportarte. Recuerdo que entonces a él le salió una sonrisa fraternal mientras me decía:

- ¡Itsas, nunca te enterarás de nada!. Si en algún sitio el "fitxing" es algo exagerado, es en los lugares de "ambiente". Mucho más que en otras zonas (excluyendo las pijas, claro).

Reconozco que me quedé algo desilusionado por sus palabras y me chocó el hecho de que dentro de colectivos que han estado "marcados" durante mucho tiempo, se repitan conductas similares a las que provocaban su marginación. A veces el camino hacia la "normalidad" transcurre por sendas sorprendentes.

Sin embargo, Chueca sigue siendo una de las zonas que más me gustan de Madrid, y sigo paseando sin sentirme observado. Ventajas de ser un completo despistado...!

---------

Nota: El "fitxing" viene a ser algo así como "hacer la ficha" a una persona, ya sea juzgando su vestuario, su físico o su comportamiento.

1 comentario:

Txabi dijo...

Ahora entiendo porqué tu rostro me es tan familiar...

He oído o leído que los seres humanos suelen repetir sobre los demás las actitudes que han sufrido: violencia, marginación... Fíjate si eso no deberia ayudarnos a ser mejores y no hacer pasar a otr@s lo que nosotr@s hemos pasado...